Home Clasificaciones Diagnósticas Fragmento de la conferencia “¿Por qué la raza aún importa?” – Ian...

En los comienzos del Programa de Lectura e Investigación: Psicoanálisis en la Cultura, tras la investigación sobre el uso de la clasificación en la ciencia moderna y el problema de las clasificaciones diagnósticas, nos acercamos a la Ciudad Universitaria para asistir a la conferencia “Por qué todavía nos preocupa la carrera”, dictada por Ian Hackin en Córdoba, el 13 de marzo de 2007. A continuación un fragmento de la respuesta del filósofo canadiense a nuestra primera pregunta.

 

– ¿Por qué existe una tendencia generalizada a considerar a las personas de diferentes razas como tipos esencialmente diferentes de personas?

– He argumentado que el naturalismo de la clase que se da por sentado por John Stuart Mill tiene más a su favor de lo que comúnmente se supone; también he explicado por qué puede tener sentido en el contexto de la medicina considerar a las razas como clases estadísticamente significativas y estadísticamente útiles. Pero ninguna de estas formas de naturalismo explica la tendencia generalizada a considerar a las personas de diferentes razas como esencialmente diferentes.

Esta es la respuesta cognitiva sostiene que la distinción esencial de la raza es el resultado de un módulo universal de la humanidad. He descartado eso, y también he descartado lo que yo llamo naturalismo ogro, que afirma que las razas son tipos reales. Tengan en cuenta, sin embargo, que si hay algún vestigio de verdad en cualquier tipo de naturalismo, eso sólo podría reforzar el efecto de otras consideraciones.

Nos quedamos con la genealogía del racismo moderno de Cornel West, las normas de contaminación, y el imperativo imperial. Estos describen la fundación del predicamento racial en el mundo occidental. El imperativo imperial emplea un determinado tipo de regla de la contaminación para reforzar las distinciones de casta y el grado de sumisión dentro de un imperio. El esencialismo racial de los imperios europeos y su continuación en América deben ser considerados como un caso especial del imperativo imperial.

Una característica específica del racismo moderno, de la ciencia de la raza, resulta de un aspecto central de la historia europea moderna. Desde un punto de vista general, histórico, sólo una característica de la Europa moderna se destaca. Es el devenir de la ciencia moderna. La primera etapa de la genealogía de West acerca del racismo moderno está totalmente influenciada por ese período en que la temprana ciencia moderna desarrollaba. Como la biología surgió en la segunda etapa, alrededor de 1800, también lo hizo la ciencia de la raza, una extraña mezcla de la biología evolutiva y la antropología estadística. En el apogeo del positivismo, la ciencia de la raza replanteó las viejas reglas de la contaminación y se seleccionaron aquellas que satisficieran el imperativo imperial, con una apariencia de realidad objetiva.

Hay dos líneas de pensamiento en las ciencias humanas: Uno es el universalista, el otro hace hincapié en las contingencias. Rara vez estas líneas van a armonizar, aquí lo que hacen. La genealogía de West es un recuento de las razones contingentes para que exista una tendencia generalizada que sostiene que las diferencias raciales son algo esencial. En contraste, el uso de reglas de la contaminación es una técnica universal para la estabilización automática de un grupo humano. La clasificación de los pueblos por una categoría de raza es una parte integral del control necesario para organizar y mantener un imperio, y emplea normas de contaminación. Estas observaciones sugieren una manera fructífera para combinar las teorías contingentes y universales que ayudan a explicar por qué la categoría de raza sigue siendo tan penetrante.

 

Algunos datos sobre Ian Hacking

(1936-, Vancouver, Canadá) es un filósofo e historiador de la ciencia.

Estudió varias licenciaturas, algunas de ellas, en Matemáticas y Física en la Universidad de Columbia Británica en 1956, y otra en Ciencias de la Moral en la Universidad de Cambridge en 1958. En esta última universidad, alrededor de 1962, realizó su maestría y doctorado bajo la supervisión de Casimiro de Lewy, antiguo alumno de Ludwig Wittgenstein.

Enseñó en la Universidad de Stanford durante algunos años, para después, en el año de 1982, integrarse a la Universidad de Toronto. Actualmente, es presidente permanente en el College de France, dividiendo su tiempo con el trabajo en la Universidad de Toronto.

Es miembro de la Academia Británica, y la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, además de la Sociedad Real de Canadá.

A lo largo de sus estudios, buscó dar sentido y encontrar una conexión con la filosofía de la ciencia, aportó una manera diferente de ver el mundo con sus lecciones en filosofía del lenguaje, teoría de la probabilidad, inferencia estadística, y el examen histórico-social de la subida y caída de las disciplinas y teorías. Lo interesante es su capacidad para lograr que público especializado o no en el área expuesta, pueda entender la información. Su trabajo ha sido publicado en “The Globe and Mail”, “New Republic”, “The New York Review of Books”, “El London Review of Books” y “Tiempos”.

Ha publicado 13 libros en diversos idiomas y más de 220 artículos. Entre los más importantes que buscan destacar sus áreas de estudio se encuentran la lógica de la inferencia estadística y la intervención que muestran una influencia importante en filosofía e historia de la ciencia. Al igual que “Reescribir el Alma: Personalidad múltiple y Las Ciencias de la memoria”, que abordan el conflicto presente en los trastornos mentales, siendo reconocidos con el premio Pierre Janet y Psique.

Alcanzó su esplendor al recibir grandes opiniones desde 1900 con “La domesticación del azar” donde destaca las ideas de probabilidad y azar abordando temas como delincuencia, suicidio, sociología, medicina, escritura de la historia, etc.

En el año 2000, recibió por parte del Consejo Canadiense para las Artes el Premio Molson en el área de humanidades y ciencias sociales. En 2001 fue nombrado para la Cátedra de Filosofía y de la historia de los conceptos científicos en el College de France. Y en 2002, recibió el premio más exclusivo de Canadá por su larga y exitosa trayectoria en las ciencias.

 

Más sobre el autor…

Entrevista a Ian Hacking en el diario “La Voz del Interior” – Córdoba:

“En las crisis, emerge el racismo”